miércoles, 23 de marzo de 2011

Leve como los pájaros








Leve como los pájaros

Una palabra, Señor,
una sola y de luz
arderá la mañana.

Un gesto imperceptible
que avive la esperanza,
y desbarate, Señor,
incertidumbres y tinieblas.

Una señal al menos,
leve como los pájaros,
fugaz como la espuma.

4 comentarios:

Joselu dijo...

Esa invocación al Señor lo conecta con la oración, con la comunicación íntima del ser con lo que está más allá. A veces, no muy frecuentemente, me refugio en alguna iglesia románica y me gusta quedarme en silencio, probablemente no esperando alguna respuesta a mi silencio, pero sí en profunda meditación que la atmósfera ayuda a crear. No sé por qué lo hago si no creo. Este poema habla de luz y de tinieblas, también de pájaros y espuma... Me lleva a Aleixandre intuitivamente pero también ideológicamente a Unamuno.

Saludos.

Fernando Gonzalez Seral dijo...

¡¡Esto si es poesía visual!!
(... y muchas gracias por tu comentario, ...y poner palabras a mis fotos)
Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

El final es muy bueno Javier, muy bueno.

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Amigos, muchas gracias por vuestros comentarios.

Un abrazo, Javier.