sábado, 1 de junio de 2013

Suicidio: cuatro aforismos


Para IFF, que tiene toda
la vida por delante.

[1] Suicidarse o vivir: falso dilema, siempre vivir. 

[2] ¡No me habléis de la muerte y de su cortejo fúnebre, habladme de la vida!

[3] El malditismo que desnaturaliza la vida y la deja al borde del abismo carece de sentido.

[4] De acuerdo con Machado: no tenemos derecho a aniquilar la fuerza útil que pueda haber en nosotros.

Nota. Escribo estos aforismos tras la lectura estremecedora de Amarillo, de Félix Romeo. La foto de la farola modernista del Paseo de Gracia de Barcelona es de MQ.

6 comentarios:

Javier dijo...

Disiento, Javier. Machado era grande, pero no infinito. Tenemos todo el derecho, y todos los derechos, pues, equivocados o no, es potestad personalísima gestionar la propia vida, cosa única de nuestra entera posesión. La muerte no es falsa, ni maldita, ni desnaturalizadora, ni aniquiladora... brota de la vida naturalmente, ¿o es al revés?

Y no hay en ello motivaciones religiosas de fondo.

Un abrazo

Javier Quiñones Pozuelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Añado, Javier, un nuevo aforismo:

[5] Suicidio: ¿Para qué adelantar lo inevitable?

En el tercer aforismo me refiero al malditismo literario.

Un abrazo, Javier.

Rafael dijo...

Un filósofo decía a sus seguidores: "Da igual estar vivo que muerto". Entonces, uno de sus discípulos le pregunto: "Maestro, entonces, ¿por qué no te suicidas?". Y el hombre respondió: "Porque como da igual".

Está claro que igual, igual, no era...

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias Javier por la dedicatoria que me has hecho.
Quiero decirte solo cuatro palabras para agradecerte todo el interés que has mostrado, toda la dedicación y empeño y agradecerte, otra vez, todas esas clases, que tú bien sabes que disfruto mucho, de literatura. Me has transmitido muchos, muchos valores. En septiembre nos vemos para comentarte el viaje al Norte y otras cosas!
Un saludo, IFF.

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Gracias, IFF, por tu comentario y por tus considerciones sobre mis clases de literatura.

Buen verano, Javier.