lunes, 15 de marzo de 2010

Dos haikus de mar




Nota. El mar de las fotografías es el Mediterráneo en el Cap de Creus y están tomadas en un ventoso día de primavera.

4 comentarios:

Olga B. dijo...

Son unas fotografías preciosas, como esos haikus suspendidos sobre la superficie algo picada del mar brillante. El mar no es sólo mar, es imposible, desde la tierra adentro es, sobre todo, uno de los capítulos más largos de nuestra melancolía.
Me encanta mirarlas.
Saludos.

Javier quiñones Pozuelo dijo...

Gracias por tu comentario, Olga. El valor connotativo de la palabra mar es muy amplio, como es bien sabido; quizá sea una de las palabras a la que más valores simbólicos se le han atribuido. De repente, quizá en un momento de pesimismo, o de realismo tal vez, se me dio por pensar, así, en condicional, que a lo mejor es solo eso agua y salobre y lo demás lo pone nuestro deseo y nuestra imaginación.
Un abrazo, Javier.

Joselu dijo...

Perfectos, 5-7-5, paradójicos y sugerentes. Es sorprendente cómo se puede expresar tanto en sólo tres versos. Una vez les propuse el ejercicio a mis alumnos. El resultado fue CREACIÓN DE HAIKUS. La verdad es que fue interesante. Fomenta la capacidad de síntesis y la visión poética de la realidad. Un abrazo.

Javier quiñones Pozuelo dijo...

Las formas breves son, Joselu, literariamente muy eficientes: aforismos, haikus, epigramas, microrrelatos; además, se adaptan muy bien a la forma del blog.
Gracias por el enlace de tu comentario, lo he visitado y está muy bien, tomo nota de algunas ideas.
Un abrazo, Javier.